lunes, 25 de enero de 2010

Así es el calor

Los temas predominantes por estos días en los medios, principalmente en TV, son la situación en Haití y el caso Redrado/BCRA. Ambos me tienen saturado, así que -como estamos en vacaciones- me voy a permitir descargar un poco por acá.


Basta de hipocresía y morbo! La situación en Haití es horripilante, pero no dista mucho de la realidad que ha vivido su gente por años antes del sismo. ¿A quién le importaba entonces? ¿A quién le va a importar en un año o dos? ¿Quién se acuerda de las víctimas del tsunami? ¿Necesitarán una catástrofe similar los miles de niños con hambre de nuestra región para que los poderosos del mundo se acuerden de ellos? ¿Se necesitaron más de 100.000 muertes para que cobre entidad la idea de perdonarles tan siquiera una parte de su deuda externa, que seguramente debe ser tan ilegítima como la nuestra?

Y hablando de deuda, Redrado se niega a usar reservas para pagarla y se desata una nueva hecatombe, y van... Vuelan palos para todos lados: Cristina, Cobos, Carrió, Alfonsín (h), Aníbal Fernández, Prat Gay y la lista sigue. Todos queriendo sacar una ventajita, sumar un votante o cerrar algún acuerdo de cara a un 2011 que en el plano político se avizora, cuando menos, atemorizante.

Digo esto último porque el avance de la nueva derecha en el continente (parcialmente debido a la inoperancia de gobiernos seudo-progresistas) queda en un segundo o tercer plano, como también quedan el debate sobre la ilegitimidad de buena parte de la deuda argentina y otra larga lista de etcéteras (como el golpe de estado que hace poco sufrió Honduras, un vecino de Haití). Y por si todo esto fuera poco, Duhalde defendiendo lo indefendible, operando a lo Duhalde... ¡cartón lleno!

Pero bueno, para cerrar con el ánimo un poco más arriba, les dejo un par de frases de temas de Las Manos de Filippi, que se me vienen a la mente a propósito de estas cuestiones:


"Todo aquel que piense que Duhalde no es igual, tiene que entender que no es así, ese es otro h.d.p., y hay que matarlo" (Organización, 2002).
"Este es el presidente, es nuestro presidente, este es tu presidente! Hay que matar al presidente, hay que matarlos a todos..." (Cutral-có, 1998).
"Ahí está, se lo prohibió, el cabezón... Duhalde! (...) ¿Ahora qué? ¿qué nos queda? elección o reelección para mí es la misma m-----, ¡h.d.p.! en el congreso, h.d.p. en la rosada y en todos los ministerios..." (Sr. Cobranza, mediados de los '90).
Un encanto los pibes. Para escucharlos con la suegra en el viaje a Las Brotolas. Con la del cucumelo se copa seguro!

martes, 12 de enero de 2010

Alcohorexia

Hace un tiempo se corrió el rumor de que Celeste Cid - la actual novia del otrora gran músico devenido en asaltante de cunas, Fito Páez - sufría de alcohorexia, cosa que jamás había escuchado nombrar. Lo primero que pensé - y me quedé con esa idea hasta ahora - es que significaba Anorexia + Alcoholismo = terminar vomitando todo...  pero no es tan así.



En la revista Nueva de este fin de semana apareció una interesante nota que explica la patología y da un panorama de su avance en nuestro país y en otras regiones. En dicho texto son descriptos de la siguiente manera:
“Desde hace ya dos años, nos encontramos con chicas de hasta 25 años que creen que el alcohol fija las grasas, por lo tanto, saltean comidas o no comen nada durante el día para poder beber alcohol en exceso durante la noche –señala Marcelo Bregua, psicólogo especialista en trastornos alimentarios, y coordinador de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA)–. Como no tienen intención de renunciar al alcohol, pero tampoco de subir de peso, dejan de comer para poder beber mucho más de lo que deberían”.
Esto va en contra de la vieja costumbre predominante entre los hombres de comer bastante antes de tomar grandes cantidades de alcohol, a sabiendas de que con el estómago vacío pega más. Una animalada que muchos hemos cometido, pero es menos riesgosa que esta otra de la que hablábamos. Y aquello de que fija las grasas es un razonamiento que creo haber escuchado en más de una oportunidad de boca de alguna mujer, que son las más afectadas por estos trastornos (ver las cifras en la nota original).

Sobre la naturaleza de esta tendencia, la mencionada fuente agrega:
Los especialistas coinciden en señalar que quienes sufren de alcohorexia no son necesariamente alcohólicos. “Es probable que, en muchos casos, no presenten síntomas de abstinencia ni tengan la necesidad de beber a diario, sino que lo hacen en el marco de una salida con amigos. Tiene más que ver con un consumo social que con uno individual. La alcohorexia acompaña una tendencia a tomar en exceso que se volvió una moda, como los cuerpos perfectos”, comenta Olga Ricciardi, titular de la cátedra Desórdenes alimentarios, bulimia y anorexia de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y directora del Centro Especializado en Desórdenes Alimentarios (CEDA).
Una enfermedad para tener en cuenta por si la sufre alguien de nuestro entorno cercano... a la alcohorexia me refiero, no a la de Fito.

El ahorcado

Cómo jugar

En el recuadro 'su intento' se inserta la letra elegida y, si esta pertenece a la palabra, automáticamente aparecerá en la misma en cantidad y posiciones adecuadas o, si no, en la 'papelera'. En ese caso se agrega un trazo en la horca/ahorcado. Diez errores le cuestan la vida al muñeco.
Habiendo acertado o no, se puede clickear en 'Aprender la palabra', que muestra su significado.