lunes, 25 de enero de 2010

Así es el calor

Los temas predominantes por estos días en los medios, principalmente en TV, son la situación en Haití y el caso Redrado/BCRA. Ambos me tienen saturado, así que -como estamos en vacaciones- me voy a permitir descargar un poco por acá.


Basta de hipocresía y morbo! La situación en Haití es horripilante, pero no dista mucho de la realidad que ha vivido su gente por años antes del sismo. ¿A quién le importaba entonces? ¿A quién le va a importar en un año o dos? ¿Quién se acuerda de las víctimas del tsunami? ¿Necesitarán una catástrofe similar los miles de niños con hambre de nuestra región para que los poderosos del mundo se acuerden de ellos? ¿Se necesitaron más de 100.000 muertes para que cobre entidad la idea de perdonarles tan siquiera una parte de su deuda externa, que seguramente debe ser tan ilegítima como la nuestra?

Y hablando de deuda, Redrado se niega a usar reservas para pagarla y se desata una nueva hecatombe, y van... Vuelan palos para todos lados: Cristina, Cobos, Carrió, Alfonsín (h), Aníbal Fernández, Prat Gay y la lista sigue. Todos queriendo sacar una ventajita, sumar un votante o cerrar algún acuerdo de cara a un 2011 que en el plano político se avizora, cuando menos, atemorizante.

Digo esto último porque el avance de la nueva derecha en el continente (parcialmente debido a la inoperancia de gobiernos seudo-progresistas) queda en un segundo o tercer plano, como también quedan el debate sobre la ilegitimidad de buena parte de la deuda argentina y otra larga lista de etcéteras (como el golpe de estado que hace poco sufrió Honduras, un vecino de Haití). Y por si todo esto fuera poco, Duhalde defendiendo lo indefendible, operando a lo Duhalde... ¡cartón lleno!

Pero bueno, para cerrar con el ánimo un poco más arriba, les dejo un par de frases de temas de Las Manos de Filippi, que se me vienen a la mente a propósito de estas cuestiones:


"Todo aquel que piense que Duhalde no es igual, tiene que entender que no es así, ese es otro h.d.p., y hay que matarlo" (Organización, 2002).
"Este es el presidente, es nuestro presidente, este es tu presidente! Hay que matar al presidente, hay que matarlos a todos..." (Cutral-có, 1998).
"Ahí está, se lo prohibió, el cabezón... Duhalde! (...) ¿Ahora qué? ¿qué nos queda? elección o reelección para mí es la misma m-----, ¡h.d.p.! en el congreso, h.d.p. en la rosada y en todos los ministerios..." (Sr. Cobranza, mediados de los '90).
Un encanto los pibes. Para escucharlos con la suegra en el viaje a Las Brotolas. Con la del cucumelo se copa seguro!

5 comentarios:

  1. A propósito del tema de las reservas, me gustó el título de esta nota: La mentira del desendeudamiento

    ResponderEliminar
  2. Haití es un país pobrísimo. Antes, desde su independencia y hasta estos días bastardeado, usado, ultrajado. Cuesta creer en algo cuando se piensa en Haití. Dan ganas de nada.

    ResponderEliminar
  3. Como dice la matera M.E., es un poco deprimente pensar en cómo el mundo le viene soltando la mano a Haití y su gente (y no sólo a ellos). Pero desde que escribí esta entrada han pasado algunas cosas, así que vamos a actualizar:
    1. La cifra de víctimas se duplicó.
    2. Los poderosos les van a perdonar gran parte de su deuda externa, que de por sí ya era ridícula -amerita ponerse a pensar cómo un país diminuto llega a deber eso ¿no?- y ahora, encima, incobrable. Así que no es más que un sinceramiento de su parte (Ver: http://www.losandes.com.ar/notas/2010/2/7/internacionales-471072.asp).
    3. El viernes vi otro capítulo de Presidentes de Latinoamérica, en este caso el de Costa Rica, país que no tiene ejército desde hace más de 60 años. Una frase suya, diametralmente opuesta al citado pensamiento del cabezón Duhalde, me llamó mucho la atención. Palabras más o menos, decía que las armas de un ejército tarde o temprano, inevitablemente, van a dispararse: contra otro pueblo o contra el propio.
    Como decía antes, al presidente de Honduras lo tumbaron y quedó en la nada, o mejor dicho, en lo peor: torturas y secuestros (Ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-139712-2010-02-06.html).
    Podríamos decir que estos vecinos (Costa Rica, Haití, Honduras) viven situaciones disímiles, pero comparten la falta de compromiso del resto del mundo.
    4. Aumentó el desempleo y Redrado se pregunta cómo llegará a fin de mes. Veremos si las estadísticas del INDEC lo reflejan...

    ResponderEliminar
  4. Acá pueden leer sobre el panorama social y político de Haití, escrito por un especialista argentino que vivió allí (No andan más los links en los comentarios... hmmm).
    http://www.losandes.com.ar/notas/2010/2/9/opinion-471372.asp

    ResponderEliminar
  5. A propósito de lo que se hablaba en el post y en los comentarios dejo este vínculo a una mirada de Eduardo Galeano sobre la historia de Haití, publicada en abril de 2004. Extremadamente interesante, como siempre. Ver: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-33656-2004-04-04.html

    ResponderEliminar

El ahorcado

Cómo jugar

En el recuadro 'su intento' se inserta la letra elegida y, si esta pertenece a la palabra, automáticamente aparecerá en la misma en cantidad y posiciones adecuadas o, si no, en la 'papelera'. En ese caso se agrega un trazo en la horca/ahorcado. Diez errores le cuestan la vida al muñeco.
Habiendo acertado o no, se puede clickear en 'Aprender la palabra', que muestra su significado.